es

¿Qué es una casa pasiva?

Noticias

Una casa pasiva es una edificación que se basa en los principios de la arquitectura bioclimática para garantizar el ahorro de energía.

El ahorro energético es uno de los campos en los que más se está innovando dentro de la arquitectura y los últimos años traído espectaculares avances. Uno de ellos es la aparición de las casas pasivas, edificaciones que intentan ser energéticamente sostenibles que reducen su impacto ambiental al mismo tiempo que resultan más económicas para sus propietarios.

El concepto de casa pasiva tiene casi treinta años. Fue durante los años ochenta cuando se empieza a investigar en Alemania (en alemán se conocen a estas casas como Passivhaus) y desde entonces son varias decenas de miles de viviendas con estas características las que se han levantando, no solo en Europa sino también en el resto del mundo.

Casa pasiva

Estándar Passivhaus

Como decimos, el estándar Passivhaus aparece por primera vez en 1988 de la mano de dos profesores, Ademason de la Universidad sueca de Lund y Feist del Instituto alemán de Edificación y Medio Ambiente. Es en el año 1990 cuando tiene lugar el primer proyecto con el estándar Passivhaus en Darmstadt, Alemania. Las bases para certificar que se está cumpliendo el estándar son tres:

 

  • Objetivo del estándar passivhaus: limitar la demanda de energía a 15 kWh/m2 al año para calefacción y a 15 kWh/m2 al año para refrigeración.

 

  • La estanqueidad al aire se debe comprobar mediante un test de presurización que confirme un valor no superior a 0,6 renovaciones por hora con una presión/depresión de 50 pascales.

 

  • La demanda de energía primaria total del edificio no debe superar los 120 kWh/m2 al año.

 

Criterios de las casas pasivas

Los criterios de las casas pasivas pueden formularse también como 5 puntos:

  • El primero de ellos es el aislamiento térmico, que asegura la reducción de pérdidas de calor, algo bueno tanto en verano como en invierno que repercute tanto a gran escala como en el bolsillo de los inquilinos.

 

  • El segundo punto es la ausencia de puentes térmicos. Un puente térmico es un lugar donde el calor se transmite más fácilmente que en las zonas cercanas, poniendo en evidencia una variación en la uniformidad de la construcción, capaz de suponer gasto energético. Sus efectos se eliminan con capas de aislamiento ininterrumpidas o cuidando de que las juntas de los elementos del edificio estén bien selladas.

 

  • El tercer punto es la estanqueidad. La envolvente debe sellar todas las uniones de materiales de la construcción. De este modo, se garantiza que se produzcan fugas de frío o calor.

 

  • El cuarto punto tiene que ver con las ventanas, uno de los elementos más importantes de las casas. Como la ventana es la unión entre el interior de la vivienda y el exterior, cumplen varias funciones imprescindibles. Son las responsables de darnos vistas al exterior, de dejar entrar la luz natural al interior de nuestra casa y de que seamos capaces de aprovechar todo ese sol. Son clave en el aislamiento térmico y además participan activamente en la ventilación del hogar. Las ventanas deben, en definitiva, garantizar que el balance energético es positivo. Para conseguirlo, las ventanas de madera, de madera-aluminio o de cualquier otro material, deben ser instaladas por profesionales que garanticen calidad máxima.

 

  • El quinto y último punto es el de la ventilación mecánica con recuperación de calor, que básicamente trata de recuperar el máximo de energía posible de la que sale al exterior cuando renovamos el aire.

 

Casas pasivas en España, Mallorca o el Mediterráneo

La primera casa pasiva se edificó en Darmstadt, Alemania, como hemos apuntado antes. Sí, el concepto de Passivhaus tiene su origen en el centro y el norte de Europa, y es importante tenerlo en cuenta. ¿Por qué? Porque se trata de lugares con una climatología muy diferente a la que tenemos más al sur, ya sea en la península Ibérica como en las islas o el Mediterráneo.

Sin embargo, el concepto de Passivehaus o casa pasiva es válido ya que se trata de un planteamiento para el ahorro energético que puede aplicarse a cualquier estilo arquitectónico y de diseño, más allá del lugar donde se encuentre el edificio. Al fin y al cabo, el consumo se reduce con la aplicación de medidas pasivas y de características técnicas que variarán dependiendo de la latitud donde nos encontremos, pero el objetivo, gastar menos, sigue siendo el mismo. Es por esto que una casa pasiva en Alemania puede no ser igual que una casa pasiva en Mallorca.

Puedes encontrar más información en la página del Passivhaus Institut.