es

Polillas de la madera: qué son y cómo eliminarlas

Noticias

La polilla de la madera no es, en realidad, la típica polilla en la que estás pensando. Cuando hablamos de este insecto, nos referimos en realidad a algo que no se parece mucho a una polilla normal.

Su nombre científico es Hylotrupes bajulus y se trata de un coleóptero polífago, es decir, de la misma familia que muchos escarabajos.

Entonces, ¿de dónde le viene el nombre popular? Habitualmente se le conoce como polilla de la madera por los agujeros que deja en este material, pero también puede ser referido como carcoma grande.

¿Son polillas de la madera lo que tengo en casa?

Una pregunta clásica que podemos hacernos es si tengo polillas de la madera en casa.

Dependiendo de la región donde estemos o vivamos, este bicho va a ser conocido de una u otra manera, pero lo que queda claro es que es todo un enemigo de la madera, uno de esos a los que hay que vigilar muy de cerca para que nuestros muebles no sufran con su presencia.

En este post vamos a descubrir cómo acabar con la polilla de la madera y, si tienes suerte, cómo detectarla antes de que cause estragos en la madera de casa.

Identificar la polilla de la madera

Lo primero es lo primero. ¿Están nuestros muebles sufriendo la presencia de estos bichos? Es importante tener la plena seguridad, pues así es como lograremos vencerlos: con acciones concretas. No es lo mismo una hormiga que un hongo; aunque ambos sean problemas para nuestra madera.

Las polillas de la madera pueden detectarse porque hacen un sonido característico cuando están deteriorando los muebles, semejante al rascar de una uña. Fíjate también en los agujeros de la madera, si han aparecido: si tienen virutas de madera que ha caído desde dentro hacia afuera, queda claro que ha sido un insecto quien lo ha hecho.

larva de la polilla de la madera

Imagen: larva de la polilla de la madera.

Prevención de las polillas de la madera

Cuando adquirimos un mueble (sobre todo antiguo, los nuevos no suelen tener estos problemas), podemos realizar un tratamiento de la madera preventivo.

Emplea insecticidas adecuados en un espacio bien ventilado y realiza un reconocimiento ocular para asegurarte de que no hay agujeros.

Los agujeros, como hemos apuntado antes, pueden significar que los bichos ya están allí.

Realiza un buen mantenimiento de los muebles. Esto quiere decir que los limpiarlos y los ventilales de forma periódica; del mismo modo, procura que no esté mucho tiempo en ambientes húmedos, ya que esto puede afectarles negativamente y ayudar a la proliferación de insectos. Si tienes dudas, puedes consultar nuestro artículo sobre cómo cuidar la madera de tus muebles.

¿Tienes sospechas de que tienes un problema de polillas de la madera? No corras riesgos y aísla el mueble. Con ello te asegurarás de que los insectos no pasan de uno a otro y lo contaminan también. Esta es una medida de contención que te permitirá tratar con mayor seguridad y efectividad las maderas afectadas.

Eliminar las polillas de la madera

Vale, no hay duda: ya has identificado que tienes un problema y que los causantes son estos pequeños animales.

Hay varios métodos para eliminarlas, así que debes elegir el que se adapte más a ti y a tus muebles:

Congélalas

Las larvas se desarrollan a temperaturas relativamente cálidas, o al menos tibias, por encima de los 15º. Si puedes aplicar frío (por ejemplo, si es un elemento de madera pequeño que puedes meter en un frigorífico o si dispones de una sala fría amplia) acabarás con ellas en el plazo de una semana.

Ten en cuenta las fases de desarrollo de las polillas de la madera. Nacen de huevos que se convierten en larvas, que son las que atacan a las maderas secas. Otra de sus formas es la de imago, que es la que pone los huevos y da inicio de nuevo al ciclo. ¡Mucho cuidado! Si no lo detenemos, volverán a molestarnos.

Acabar con la carcoma usando gasoil o gasolina

No queríamos dejar pasar la oportunidad de mencionar el método de la gasolina para acabar con estos bichos si infectan tus muebles. Básicamente, en lo que consiste es en impregnar la madera que ha sido afectada por la carcoma con gasoil, gasolina o aceites industriales.

¿Recomendamos este método? Lo cierto es que no. Como seguro que has pensado, emplear gasolina para acabar con la carcoma puede crear problemas más allá del bicho. Para garantizar tu seguridad, deberías aplicarlo solo en lugares muy bien aireados y, a ser posible, que sean interiores. Sin embargo, piensa en los contras: la gasolina inhalada puede ser peligrosa para la salud y, por supuesto, se trata de un material muy combustible que aplicamos sobre otro material, la madera, que también puede ser fácilmente pasto del fuego. Es mejor evitar el método de la gasolina para acabar con la carcoma, para ahorrarnos sustos.