es

Cristales para ventanas: tipos y prestaciones

Noticias

Los tipos de cristales para ventanas son uno de los elementos más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de elegir nuestras ventanas.

Instalar un vidrio acorde a las necesidades de nuestro hogar es básico, ya sea para asegurarnos un extra de seguridad, una correcta insonorización del interior o para tener el mejor de los aislamientos posibles y evitar así pérdidas innecesarias de energía, frío o calor.

En este artículo de Grup Orell, vamos a repasar los distintos tipos de cristales para ventanas y sus prestaciones. Descubre a continuación cuál es el tipo de cristal que necesitas.

Distintos tipos de cristales para ventanas

La innovación aplicada a las ventanas y sus cristales nos permiten disfrutar de una amplia gama de vidrios que, al margen de su indiscutible estética y diseño, van a aportarnos un extra en confort y ahorro energético.

Para empezar, podemos adquirir Laminado Seguridad. Cuando hablamos de vidrio laminado nos referimos a aquel que resulta de la unión de dos placas de vidrio con una lámina de polivinil butiral (PVB) entre ellas. Gracias a esta suma, el Laminado Seguridad nos da un extra de tranquilidad muy interesante. Otra variedad de PVB, llamada Silence, también se utiliza para crear el cristal de Laminado Acústico, que es ideal para sumar tranquilidad y aislar de cualquier tipo de ruido o sonido que pueda perturbar el hogar.

tipos de cristales para ventanas

Centrados en el aislamiento térmico, el cristal Bajo Emisivo está tratado especialmente para que la salida de frío o calor del hogar, dependiendo de la época de año, sea el mínimo posible. De este modo, se ahorra hasta un 77 por ciento de calefacción, una medida especialmento indicada para evitar gastar energía y dinero en exceso. El cristal Control solar es un acristalamiento al que se le ha aplicado un tratamiento que evita la entrada de frío o calor en el hogar. Evita que entre la luz solar y se desperdicie energía.

Los cristales de ventanas tienen además un añadido para potenciar sus características. Se trata del gas argón, un gas noble, cuyo uso en los espacios que quedan entre las ventanas de doble vidrio tiene una doble función: aísla tanto térmica como acústicamente.

Sistemas de acristalamiento para ventanas

Independientemente del tipo de cristal que usemos en nuestras ventanas, necesitaremos un sistema de acristalamiento. Los sistemas de acristalamiento con travesaños se dividen en dos tipos: el estructural y el sobrepuesto.

El sistema estructural de acristalamiento divide el vano de la ventana en dos o más partes; divide el cristal por lo que se incluyen tantos cristales como travesaños se deseen. El sistema superpuesto de acristalamiento, por su parte, consiste en utilizar travesaños superficialmente, que se colocan por el cristal a modo decorativo. La ventaja de este sistema es que el vidrio no se parte, de modo que nos aseguramos de que no habrá pérdidas de frío o calor a través de las ranuras.

En definitiva, conocer a fondo cada uno de los tipos de cristales para ventanas que se ponen a nuestra disposición nos da la oportunidad de elegir al detalle qué tipo de vidrio para ventanas de madera o aluminio es el que necesitamos. El cristal correcto con la instalación adecuada y el estilo que más nos guste convertirá nuestras ventanas en un elemento tan útil como atractivo, que nos hará sentir como en casa al mismo tiempo que nos ayuda a evitar las molestias del exterior.

Cristales para el ahorro

Las corrientes arquitectónicas más importantes que se están desarrollando son aquellas que tienen en cuenta el ahorro energético y el impacto en el medio ambiente. Los cristales para ventanas juegan un papel esencial a la hora de ahorrar energía y asegurar que nuestra vivienda respeta el medio ambiente.

Elegir adecuadamente un cristal u otro no va a repercutir únicamente en nuestro bolsillo, nuestra comodidad o el estilo de nuestra casa, sino que tiene la capacidad de mejorar el entorno en el que vivimos y reducir el impacto que provocamos. Si quieres saber más sobre esto, puedes leer nuestro artículo sobre arquitectura bioclimática. y su relación con la madera.

Vidrio y cristal: diferencias y parecidos

Por último, vamos a aclarar un concepto. Vidrio y cristal, ¿es lo mismo? Suenan parecido, pero en realidad no son lo mismo. Hay diferencias entre el vidrio y el cristal.

El vidrio es un material que tiene las propiedades de los cristales sólidos y los líquidos amorfos, pero no tiene la misma rigidez ni la organización molecular de los líquidos. Esto quiere decir que es muy duro pero al mismo tiempo muy frágil. Por su parte, el cristal tiene una estructura molecular ordenada. Es decir, que sus átomos están dispuestos de forma simétrica.

Mientras que el cristal presenta óxido de plomo, esto no ocurre con el vidrio. Por otro lado, el cristal puede aparecer en la naturaleza como un mineral, pero el vidrio no aparece jamás en la naturaleza.