es

Ácaros del polvo y su relación con la madera

Noticias

acaros del polvoLos ácaros del polvo son unos microorganismos de la misma familia que las arañas. Su hábitat natural son las zonas húmedas y los tejidos donde pueden encontrar escamas de la piel humana, como pueden ser las almohadas o los sofás de las casas.

Su presencia puede crear problemas del tipo alérgico: si una persona tiene alergia, su organismo confunde una sustancia con un peligro y por eso se producen las reacciones. Los ácaros son una de estas sustancias que de forma bastante habitual puede provocar reacciones alérgicas.

Usar madera contra los ácaros del polvo

¿Qué tiene que ver la madera con los ácaros del polvo?

Que la madera puede ser de gran ayuda para combatir la alergia que provocan. ¿Cómo es posible? ¡Sigue leyendo!

El problema que tienen los ácaros del polvo es que se quedan acumulados en ciertas zonas de las casas, como son los colchones de las camas, las almohadas y los almohadones, las cortinas, las alfombras y también los sofás, sillones y otros muebles que han sido tapizados. Ya sabes, ese tipo de superficies blanditas son su hábitat preferido.

Existen muchas recomendaciones contra los ácaros, pero primero vamos a centrarnos en aquellas que tienen relación con la madera:

Los suelos con alfombras o los suelos con moqueta son una fuente de ácaros. Es muy posible que los ácaros del polvo doméstico encuentren en estos tejidos un lugar apropiado para vivir. Una de las soluciones sencillas sería reducir el número de alfombras que tenemos en casa. Si nuestro suelo está recubierto con moqueta, una de las acciones que podemos tomar es la de sustituirlo por suelo de madera, tarima o parquet.

En este mismo sentido, puedes tener problemas con otros tipos de muebles si están también tapizados o tienen elementos decorativos de tipo textil. Es mejor que los sustituyas por armarios de madera o cómodas de este material antes que exponerte a que acumulen ácaros en ellos.

¿Tienen que ver los ácaros del polvo con el polvo de la madera?

No, los ácaros del polvo no tienen que ver con el polvo de la madera, ni la alergia que provocan unos tiene que ver con la alergia del polvillo del serrín. Sin embargo, sí deberías tener en cuenta que pueden combinarse, por lo que al final lo más importante que debemos tener en cuenta es que lo mejor para la salud de cualquier persona es vivir en un ambiente lo más salubre posible.

Del mismo modo, no debes preocuparte. Los insectos que atacan la madera pueden parecerse a los ácaros pero no son ácaros del polvo.

Recomendaciones generales contra los ácaros del polvo

Una vez que hemos hablado de las recomendaciones que tienen como protagonistas a la madera, vamos a repasar las normas comunes que nos ayudarán a mantener alejados los ácaros del polvo de nuestro hogar, en la medida de lo posible.

Limpieza, limpieza y limpieza. Una de las normas fundamentales para no preocuparnos de los ácaros del polvo es que la casa y las habitaciones que frecuentamos, sobre todo las habitaciones donde descansamos, estén aireadas y habitualmente sean limpiadas. No te agobies, esto no quiere decir que tengas que estar todo el día con la bayeta, pero sí que lo hagas de forma normal, sin dejar que se acumule el polvo.

No duermas con potenciales focos de ácaros. Si tienes cojines en tu cama o si hay muchos peluches en la habitación de los niños, una de las acciones más sencillas que puedes llevar a cabo es, simplemente, trasladar todo ello a otra habitación a la hora de irse a la cama.

Protege la ropa de cama. Existen fundas para los edredones y las almohadas que evitan que los ácaros se acumulen en ellas.